Español | English

Diagnóstico Clínico/PET-CT/PET-CT

La PET (de las siglas en inglés de Positron Emission Tomography) o Tomografía por Emisión de Positrones, es una exploración de diagnóstico por imagen e investigación “in vivo”. Entre otras aplicaciones, permite medir la actividad metabólica del cuerpo humano, la densidad de determinados neurotransmisores en cada punto del cerebro o la detección de moléculas de membrana características de procesos cancerígenos.

Para obtener estas imágenes, se administra al paciente un radiofármaco, por vía intravenosa. El radiofármaco resulta de la incorporación de una molécula biológica normal (proteína, aminoácido...) con un isótopo emisor de positrones. Esta emisión es lo que permite al escáner obtener imágenes de la distribución del trazador en el cuerpo.

Se basa en detectar y analizar la distribución en tres dimensiones en el interior del cuerpo una pequeña cantidad de material radioactivo llamado radiotrazador o radiofármaco, administrado a través de una inyección intravenosa. El radiofármaco resulta de la unión de una molécula biológica normal (proteína, aminoácido...) con un isótopo, sustancia radioactiva que se origina en un aparato denominado ciclotrón. Esta sustancia permite que el tomógrafo detecte las radiaciones que emiten los átomos radiactivos y localice el tumor. Según qué se desee estudiar, se usan unos u otros radiofármacos.

Mediante la identificación a nivel celular de cambios en el cuerpo, la PET puede detectar la aparición temprana de una enfermedad antes de que sea evidente con otras pruebas de imagen. Permite estimar aquellos focos de crecimiento celular anormal en todo el organismo, en un solo estudio de cuerpo entero, y por tanto conocer la extensión de la enfermedad. Sirve además para evaluar la respuesta al tratamiento al comparar el comportamiento del metabolismo en las zonas de interés entre dos estudios, posibilitando que se planifique el tratamiento más adecuado desde el principio, aumentando las posibilidades de éxito. Habitualmente se realiza hoy en día una PET-TAC, es decir, se fusionan las imágenes funcionales del PET con una TAC que se hace al mismo tiempo.

El más importante de ellos es el radiotrazador llamado Fluorodesoxiglucosa (18F-FDG), que se usa en la práctica médica habitual. Gracias a él tendremos la posibilidad de poder identificar, localizar y cuantificar el consumo de glucosa en los diferentes tejidos, para:

  • Detectar y localizar tumores
  • Evaluar la eficacia de un plan de tratamiento, tal como la terapia de cáncer
  • Diagnóstico de isquemia/viabilidad miocárdica
  • Diagnóstico de inflamación/infección
  • Evaluar anomalías cerebrales, tales como tumores, desórdenes de la memoria convulsiones y otros desórdenes del sistema central nervioso.

Ejemplo de Estudio PET:

Estudio PET-CT con 18F-fluorodeoxiglucosa (FDG) en una paciente con Carcinoma de Mama derecha. Las imágenes demuestran metástasis pulmonares, adenopatías mediastínicas y un implante tumoral subcutáneo que no se había visualizado en las técnicas de diagnóstico convencionales.